Hablemos de economía, hablemos de finanzas

Qué le espera a la inflación de la Canasta Básica en México

Fecha: 24 enero 2019 Temas: , , ,

La inflación importa mucho porque cuando hay un aumento generalizado y sostenido en los precios se pierde poder adquisitivo si los salarios no mantienen el mismo ritmo, y generalmente no lo hacen. Así, el mismo ingreso compra menos con el paso del tiempo. Las variaciones en los precios se pueden dar por circunstancias de oferta y demanda o en ocasiones por movimientos en los precios que un gobierno define.

¿Qué nos espera en cuestión de inflación para 2019? Que si tal o cual medio publica que la inflación en la canasta básica está por las nubes porque el precio del huevo subió (esto no es inflación, es aumento en un precio) o que si la inflación mensual está por arriba de la meta del Banco de México y ya nos vamos a convertir en Venezuela.

Ante la incertidumbre, la mejor herramienta es contar con la información relevante e interpretar datos. Existen diferentes mediciones de la canasta básica, realizadas por diversas instituciones que publican la información correspondiente. Se presentarán a continuación, así como los datos de cierre de 2018 y las perspectivas para este año.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor del INEGI, lo más técnico para análisis generales de movimientos en los precios

En México, desde 2011 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es la institución encargada de medir las variaciones en los precios (anteriormente era el Banco de México). Ellos hacen levantamientos quincenales y mensuales en algunas ciudades de la república que muestran las variaciones en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Este índice está compuesto por diferentes elementos (con diferentes ponderaciones, esto es, diferente peso dentro del índice) y algunos de esos productos pertenecen a la canasta básica.

El Banco de México ya no mide la inflación, pero tiene el mandato de preservar su estabilidad

El mandato del Banco de México es preservar la estabilidad de precios en un rango de más o menos 3%. Cada vez que la inflación se aleja de este margen (sobre todo al superar el 4% de inflación acumulada en los 12 meses anteriores) aumenta la presión para que el Banco tome acciones. De darse un aumento generalizado y sostenido en la canasta básica, que es parte del índice nacional de precios, sería un problema del Banco de México al no estar cumpliendo con su mandato de estabilidad. Sin embargo, el índice que al Banxico le interesa es el agregado nacional de los precios medidos dentro del INPC.

Tanto el INPC como la medición de la canasta básica por el INEGI nos permiten darnos una idea de los cambios en los precios de los productos que consume una familia. Sin embargo, no incluyen muchos de los productos de consumo básico.

Coneval y la Canasta Básica Alimentaria

Una medición de los precios de la canasta básica más precisa es la que publica, con base en microdatos del INEGI, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Esta nos dice la evolución de los precios medidos en canasta alimentaria y canasta no alimentaria por zonas rural y urbana. Cabe mencionar que es esta la información que el Coneval utiliza para determinar ciertas clasificaciones sobre el nivel de pobreza en el que se encuentra un municipio o una entidad federativa, al comparar la canasta alimentaria con el ingreso.

Es decir, si la población ganó x cantidad al mes, y la canasta alimentaria es de y cantidad, cuántas personas pudieron comprarla. A las personas que no pudieron adquirirla antes Coneval las consideraba en pobreza alimentaria; ahora, con la medición de la pobreza multidimensional, a estas personas se les considera que su ingreso corriente se encuentra por debajo de la línea de pobreza extrema por ingresos.

Mediciones adicionales que yo tomaría con precaución por consideraciones metodológicas

Hasta mediados del año pasado, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicaba un análisis semanal de los movimientos en la canasta básica, con información de su herramienta (que aún está disponible) “quién es quién es los precios“, misma que es una base de datos completa que te dice por estado, ciudad y por producto el precio de éstos.

Además, están las publicaciones periodísticas que informan sobre aumentos en la canasta básica con comparaciones mensuales o semanales, muchas de estas notas usan como fuente a publicaciones que hacen los mercados de abastos, o usan recibos de compra. En este tipo de ejercicios alguien se encarga de comprar las cosas mes a mes en una tienda y hacen sus propios cálculos, solo en este caso la información puede ser diaria. Cabe señalar que estos datos no son tan puntuales ya que hay ocasiones en los que de un mes a otro las variaciones son más marcadas, como es el caso de enero.

Canasta Básica ¿cómo nos fue en 2018?

Tomando en consideración lo anterior, en cuestiones de medición de la canasta básica, lo mejor es revisar al INEGI para tener una panorámica general. Así, de diciembre de 2017 al mismo mes de 2018, el INPC, ya de por si por arriba de la meta de inflación del Banxico, subió un poco más, pasó de 3.57% a 4.83%. Mientras que la inflación de la canasta básica pasó de 5.81% a 5.56%.

No debemos dejar de lado que la inflación anual presentó fuertes subidas en algunos meses.
Durante 2017 y 2018, la inflación de la canasta básica casi duplicó a la inflación general anual. Llama la atención que el punto más alto de estos movimientos fue en diciembre del año pasado, misma que casi alcanza el 10%, para después bajar a los niveles de entre 6% y 5%. Las presiones más fuertes las tuvo por el lado del aumento en el precio de las gasolinas y en el aumento de los productos que estaban relacionados con el tipo de cambio.

Por ello, el año pasado no fue bueno para aquellas familias marginadas. Es improbable que sus ingresos hayan crecido a un ritmo superior que la inflación, menos todavía al ritmo que subieron los precios de aquellos productos que integran una canasta básica.

¿Qué nos espera este 2019?

Durante los años pasados, la incertidumbre sobre el efecto que tendría un aumento en el salario mínimo en la inflación se fue desvaneciendo, principalmente después de la desindexación de éste a otros precios en la economía. A partir de este año, el salario mínimo aumentó, por lo que en los próximos meses sabremos si afectará o no a los precios.

Con respecto a previsiones, los especialistas encuestados por el Banco de México creen que la inflación bajará a 3.85% al cierre de este año. Por su parte, el Presupuesto de la Federación consideró que se reduciría hasta 3.4%.

Estas expectativas parecen pecar de mucho optimismo, tanto por parte de las instituciones gubernamentales como las privadas. Mientras tanto, se puede esperar una presión mayor durante enero, debido a que los precios se están viendo afectados por la falta de gasolina en gran parte de la República.



Yo soy Karla Estefanía Romero, economista especializada en las áreas de finanzas públicas, macroeconomía y análisis de datos con software estadístico.


Tu apoyo es importante para mantener este sitio. Si deseas, puedes hacer un donativo.